lunes, 11 de abril de 2016

Aumento de la Temperatura; 1,5ºC mejor que 2ºC

"Tenemos que dejar a nuestros hijos algo más 

que un mundo libre del terror; 

les debemos un planeta protegido de los desastres, 

un planeta viable y vivible". 


Con estas palabras inauguró François Holland la 21ª Cumbre de Naciones Unidas sobre Cambio Climático que tuvo lugar en París en diciembre de 2015, equiparando dos de los retos que mayor preocupación centran en el mundo en la actualidad, el terrorismo y el cambio climático. En esta cumbre, los 195 países firmantes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) se reunieron para establecer medidas con las que combatir el problema, reconociendo que se trata de una responsabilidad antropogénica.

Acción contra el cambio climático. GREENPEACE

Al mismo tiempo, en las calles de las principales capitales mundiales, miles de ciudadanos se manifestaban pidiendo un cambio de modelo energético y reclamando a los dirigentes mundiales medidas de actuación más ambiciosas que frenen de forma efectiva la tendencia actual, ante la evidencia de que los esfuerzos realizados hasta el momento son insuficientes.


La percepción social sobre estas cuestiones ambientales y la sensibilización ante el cambio climático, ha ido en aumento desde 1979, cuando tuvo lugar la primera Conferencia Mundial sobre el Clima en Ginebra en la que se comenzó a poner sobre la mesa la importancia de los efectos de la acción humana en el clima. La sensibilización de la sociedad obliga a los Gobiernos mundiales a tomar conciencia del problema y a adoptar medidas.

Ya he escrito en numerosas ocasiones sobre todo lo relacionado con el Cambio climático, podéis ver un resumen de todas las entradas en mi ultimo reciente post, que lo titule con la famosa frase que dijo Leonardo Dicaprio en la ceremonia de la entrega de los Oscars:  "Climate Change is real, and it is happening right now", El Cambio Climático es real y esta ocurriendo justo ahora, seria una rápida traducción. 

Ni la sociedad ni la comunidad científica admiten lugar a duda, en noviembre de 2014, el Quinto Informe de Evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), afirmó con rotundidad que "la influencia humana en el sistema climático es clara y va en aumento, y sus impactos se observan en todos los continentes”. Este grupo de científicos de las Naciones Unidas prevé, al ritmo actual de emisión de gases, que la temperatura media global subirá entre 3,7 y 4,8 grados en el año 2100 respecto al nivel preindustrial y advierte de que, incluso ante un ambicioso acuerdo global que implemente medidas inmediatas en materia de reducción de gases de efecto invernadero, los efectos del cambio climático se harán sentir durante varias décadas, con importantes consecuencias no sólo en el ámbito medioambiental, sino también en el social y económico. Predicciones de falta de agua potable, cambios en las condiciones para la producción de alimentos y la proliferación de fenómenos climatológicos extremos como inundaciones, sequías y ciclones, son sólo algunas de las consecuencias directas de un aumento de la temperatura media del planeta, siendo más vulnerables los países menos desarrollados por su limitada capacidad para afrontar las consecuencias.

El objetivo perseguido por Naciones Unidas es limitar ese incremento todo lo posible. El Acuerdo de París recoge los compromisos nacionales de lucha contra el cambio climático presentados por prácticamente todos los países reunidos, con un objetivo común, mantener el aumento de la temperatura media mundial muy por debajo de 2 grados centígrados respecto a los niveles preindustriales, aunque los países se comprometen a llevar a cabo todos los esfuerzos necesarios para que no rebase los 1,5 grados y evitar así impactos catastróficos. A pesar de que estos compromisos individuales de cada país no son legalmente vinculantes, y de que no se han previsto sanciones por incumplimiento para facilitar la firma del acuerdo por parte de los países más críticos, sí se propone un sistema de seguimiento del cumplimiento que pretende garantizar que los compromisos se cumplan.


Los cambios socioeconómicos que han tenido lugar a lo largo de los casi 20 años que separan el Protocolo de Kioto y esta cumbre de París han obligado a la definición del primer acuerdo universal, ante el fracaso de intentos anteriores, fijando metas obligatorias individuales a cada país. Este acuerdo entraría en vigor en el año 2020, tras su ratificación esta primavera por los integrantes del acuerdo, comprometiendo en la lucha contra el calentamiento global a países clave para conseguir los objetivos, como son China y Estados Unidos.

Urge adoptar medidas eficaces y ambiciosas de forma inmediata, esa es la realidad. Estos acuerdos son un medio para comenzar a trabajar, pero sólo la participación y la exigencia ciudadana pueden impulsar a los Gobiernos mundiales en la adopción de las medidas necesarias de forma efectiva.

La #Movilidad será una clave
Entre uno de los problemas, aunque no el único causante del Cambio Climático y del aumento de las emisiones son las emisiones producidas por los vehículos a motor, y aquí si que es un tema que cada uno podemos aportar a nivel individual, y también exigiendo a los Ayuntamientos y a los Gobiernos que favorezcan los medios mas ecológicos y mas sostenibles de transporte. Que apuesten por un transporte público de calidad y que sea asumible por la sociedad y que desintevice el automóvil privado. También se debe apoyar desde los Ayuntamientos la posibilidad de desplazamientos a pie o en bicicleta, que son los medios de transporte mas ecológicos, al alcance de todos.






Tenemos que intentar que con nuestra elección de medio de transporte y con nuestras exigencias a los Ayuntamientos consigamos que el aumento de Temperatura no llegue a los 2º C y a ser posible que no sobrepase los 1,5º C.



¡Nos movemos de una manera Sostenible!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada